Press "Enter" to skip to content

Crónica de una muerte anunciada para el empleo formal: ABC de la reforma laboral del Gobierno progresistaTiempo de lectura 8 min

En cifras del DANE para el año 2022 la informalidad en colombia llegó al 58,2%, eso significa que de los 22,49 millones de trabajadores ocupados del país, unos 13,09 millones de personas se encuentran en la informalidad. En términos generales se denomina informalidad laboral a toda una serie de actividades económicas realizadas por personas que reciben ingresos al margen de la legislación laboral, eso significa, trabajos que no tienen contrato formal de ninguna categoría ni tampoco realizan aportes a la seguridad social, lo que en teoría, los convierte en trabajadores vulnerables.

A la par con ello, Colombia es un país con un aparato productivo de más del 92% MICRO EMPRESARIAL es decir, aquella pyme con menos de diez empleados. El grueso de la productividad se compone de negocios como tiendas, famas, talleres, ventas, lavanderías, comidas, bares, pequeña industria, servicios, etc… en su mayoría emprendedores que con sus uñas hacen todo lo posible por mantener sus negocios comerciales e industriales a flote y al mismo tiempo proveer empleo. Por ese motivo, es preciso analizar la REALIDAD socioeconómica e histórica del país antes de formular cualquier política en materia laboral que impactará en la productividad de la nación.

1) Primera dosis de realidad: Las personas no quieren atarse a ningún trabajo.

Después de la pandemia, muchos empleos pasaron a la virtualidad o a distancia y eso conllevo a que millones de personas, se quedaran en casa trabajando mientras atendían sus obligaciones familiares. Pasar tiempo de calidad con sus hijos, esposos, abuelos, etc… hace que muchos se replanteen si vale la pena volver a su extenuante jornada laboral. Esta realidad hace que NADIE quiera volver a una subordinación, ni cumplir horarios, ni realizar una única actividad específica, algunos incluso ven posibilidades de independencia o realizar varios trabajos para ganar más dinero.

Un pilar de la reforma laboral del gobierno, es volver el CONTRATO INDEFINIDO como regla general. Aunque es muy buena la propuesta de querer dar estabilidad laboral no es menos cierto que desconoce por supuesto, la realidad en un mundo hiperconectado, que repito, nadie quiere atarse a un trabajo. Tampoco la reforma busca mecanismos alternos para quienes quieren ganar por horas o por momentos específicos, caso concreto, los tenderos o domiciliarios de plataformas digitales. Ellos se conectan cuando quieren y a la hora que mejor les convenga para ganar un dinero extra o solventar necesidades
inmediatas. Se aplica también para empleos de servicios, profesionales e incluso independientes.

2) Segunda dosis de realidad: La falta de generación de empleo afecta a los más vulnerables

En Colombia la constante ha sido la informalidad y el desempleo, por lo general el porcentaje de informalidad es el más alto durante muchas décadas y esa situación parece no resolver ni en corto ni mucho menos a largo plazo. Esto sucede porque generar empleo en el país es una pesadilla: cargas tributarias, inflexibilidad en cotizaciones de seguridad social, altos costos para la contratación, el trabajo por horas, el desajuste entre formación y las necesidades del sector productivo, entre otras causas, obstaculiza el aumento de personal. Para personas en estado de vulnerabilidad, como madres cabeza de familia, embarazadas, personas con discapacidad o grave estado de salud, es aún más complejo el panorama de contratación, porque requieren de adecuaciones y puestos de trabajo
apropiados a sus necesidades, lo que significa mayor esfuerzo y costos para el micro-empresario.Esta situación ha venido cambiando en los últimos años, puesto que ahora existen incentivos tributarios para las empresas que contratan este tipo de personal.

Sin embargo lo anterior se puede ir al traste toda vez que el proyecto de reforma plantea algo llamado ESTABILIDAD LABORAL REFORZADA. Significa que para circunstancias de personas con discapacidad, fuero de salud, mujer en estado de embarazo yprepensionados, para un despido con justa causa se requerirá la autorización de autoridad administrativa o judicial. Si bien en la teoría idealizada se ve positivo lo que se plantea, que es proteger a personas en cierto grado de vulnerabilidad, en el fondo lo que harán es el efecto contrario, más micro-empresarios lo pensaran dos veces antes de emplear a
personas en estas circunstancias.

3) Tercera dosis de realidad: Incrementos adicionales en salarios aumentará el desempleo.

Si generar empleo es una total pesadilla, pues les aseguro que perderlo es mucho más terrorífico. Una de las graves preocupaciones que tiene el sector comercial con la reforma, es que se incrementará unos costos extras entre 14 y 20 por ciento (%) según cálculos de fedesarrollo. A lo anterior se le debe sumar el 16% de incremento salarial que tendrá como resultado final, un aumento entre 30 y 35 por ciento de costos para el micro-empresario.

Agregarle que se incrementó la indemnización por despido unilateral, que no podrá ser menor a 45 días de salario. Si el trabajador tuviere más de un año de servicio, se le pagará días adicionales de salario sobre los 45 días básicos y así proporcional por cada año de servicio. La reforma plantea que el trabajo nocturno inicia a las 6pm y finaliza a las 6am del día siguiente, con su respectivo recargo del 100% como horario extra, muy distinto al actual, que inicia a las 9pm y con un recargo del 75%.

Negocios como bares, restaurantes, hoteles, seguridad, confecciones, etc… que trabajan de forma nocturna, deberán incrementar sus costos a los consumidores, lo que pondrá en riesgo la continuidad de sus propias empresas. No olvidemos que con la nueva reforma tributaria que entró a regir en 2023, volvió el impuesto al consumo (impoconsumo) que pagan los proveedores de servicios básicos, como las comidas y bebidas que es del 8%. Entre otros muchos ejemplos, de cómo tanto los sobrecostos laborales como tributarios afectan a las empresas.

Cuarta dosis de realidad: La inflexibilidad de contratación perjudica a las microempresas o pymes que son el 92% del aparato productivo.

Un término como “economía popular” que ha sido vulgarmente mal usado por dirigentes políticos, que desconocen su trasfondo, tendrá graves daños en la actual reforma laboral. Cuando hablamos de economía popular, hacemos referencias a las pymes que desarrollan una economía cooperativa en toda la cadena de valor, desde la producción, distribución y comercialización de productos, bienes y servicios entre otros microempresarios. Cuando estas redes se fortalecen con trabajo mancomunado que les permite ser proveedoras también de grandes empresas, pasan a ser más competitivas y se convierten en otro tipo de economía productiva.


En este proceso de competitividad, cuando las pymes empiezan a trabajar con grandes empresas e industrias, la tercerización juega un factor clave para su expansión. Esto sucede porque las grandes marcas prefieren dejar, por ejemplo, el proceso de producción a microempresas que puedan hacer el producto en cadena de valor y así mismo ellos solo dedicarse a la distribución de su producto. En esta tercerización, la pyme tiene la oportunidad de crecer su fábrica o negocio, sobre todo en los primeros años que son tan duros para surgir, porque a la par con ello, ellas pueden desarrollar sus propios productos que luego utilizará en otros canales de distribución para fortalecer su propia marca.

Como lo señala el presidente de la ANDI (Asociación Nacional de Industriales) Bruce Mac Master, el gremio que agrupa las más grandes empresas del país, cito: “Tenemos una preocupación importante alrededor de los mayores costos que se puedan generar de algunas imposiciones alrededor de tercerización… Yo estoy completamente convencido de que tenemos que darle la oportunidad a las empresas Pyme y a las microempresas de poder venderle productos a las empresas grandes. Si se les obliga a las empresas grandes a producir todo lo que necesitan contratar todo directamente, entonces van a desaparecer una gran cantidad de Pyme. Seguramente incluso la economía popular se va a ver
afectada” (17/03/23).

ATENCIÓN -Posdata de incertidumbre-: En uno de los artículos de la reforma señala, que cuando un trabajador alegue que su despido fue por motivo de discriminacion, quien tendrá la carga de la prueba será el empleador y no quien la alega, atentando contra las reglas constitucionales y del derecho probatorio, si no puede demostrar que el despido obedeció a razones objetivas, deberá reintegrar al trabajador. Esto es preocupante porque se podría incentivar una conducta malintencionada por empleados que al recibir un despido con justa causa, se escuden en este artículo para que puedan ser reintegrados.

El panorama desolador en materia empresarial que se avecina para Colombia

Desde la Mesa Técnica de Comercio Formal e Industrial, que agrupa a más de veinte y dos asociaciones de comercio, estamos completamente preocupados con esta reforma que no ha entendido la realidad socioeconómica del país ni tampoco atiende el flagelo más delicado, que es la informalidad y el desempleo.

Nosotros estamos de acuerdo en garantizar los derechos del digno pueblo trabajador colombiano, pero que deben ser tratados en beneficio de los intereses de las familias y de la nación, según la realidad histórica en la que nos encontramos. Y cuando decimos el “digno pueblo trabajador” hacemos referencia a TODOS los intervinientes en la cadena productiva, desde el obrero hasta el gerente, desde el tendero hasta el emprendedor, desde el jornalero hasta el industrial, etc… porque todos somos parte del desarrollo productivo de esta nación.

Como parte de esta crónica de muerte anunciada para el empleo formal, la última encuesta de Fenalco señala que el 55% de los empresarios hará ajustes en reducción de nómina, un 27% evitará al máximo contratar personal y un 71% no aumentará sus inversiones.

Concluyo diciendo que, antes de poder garantizar derechos laborales, primero debemos garantizar la generación de empleo y eso solo se logra fortaleciendo las microempresas que son el corazón del aparato productivo de la nación, NO intenten asfixiarlas, porque TODOS saldremos perjudicados.

Sobre el Autor

William Rojas Rincón
Presidente de la Mesa Técnica de Comercio Formal e Industrial -
Vicepresidente de la Fundación Colombia Identitaria.
Capital Media Copyright 2019 © · All Rights Reserved